17 March 2022  /  Mercedes Trujillo

En el programa «La Estrella de la Mañana» nos ha surgido una duda. Cómo le explicamos la guerra, Rusia-Ucrania, a los más pequeños de la casa…
Nuestra psicóloga, Diana González Cano directora de Cambium Psicología, nos ha dado todas las claves.

Cómo explicar a los niños la guerra

Pautas a seguir según la psicóloga Diana González Cano:

  1. Tener decidido qué cantidad y qué tipo de información queremos darles.
  2. Preguntarles con naturalidad si alguien les ha hablado de la guerra
  3. Dejarles hablar y hacer preguntas con libertad
  4. Explicar con sinceridad y tranquilidad. Siempre ajustándonos a su edad y su estilo de personalidad.
  5. Asumir que les va a llegar información, eso no podemos controlarlo, es posible que con sus amigos lo hablen. Pero podemos ayudarles a manejar y cotejar esa información. Con los más peques enseñar en un mapa dónde están ellos y dónde está ocurriendo. Muchas veces una parte grande de su preocupación es en qué medida le puede afectar, o si debe tener miedo. Tranquilizarle. Aunque no sepamos exactamente qué va a pasar a continuación, tenemos que transmitirles confianza y tranquilidad.
  6. Dejarles tiempo para procesar y gestionar sus emociones. Acompañarles en este proceso.
  7. Controlar el acceso a la información. Evitar que vean imágenes desagradables o que puedan resultar traumáticas.
  8. Ante una situación que no podemos controlar, si podemos elegir cómo queremos actuar. Ser parte de la ayuda, llevarles a donar un abrigo, medicamentos, comida… Les proporcionará algo de «control» sobre lo que está pasando, así como un tremendo valor del altruismo, empatía y generosidad.
  9. En la mayoría de ocasiones ni siquiera los adultos estamos entendiendo que esto esté sucediendo. Es normal que los peques no lleguen a entender parte de lo que está pasando, le quiten importancia o quieran dejar de hablar de ello. Dadle tiempo.
  10. Eres la persona que mejor conoce a su hijo. Confía en ti mismo para anticipar e ir ajustándote a las necesidades del peque. Siempre desde el amor y el respeto. Y si ves que necesitas ayuda, pídela.