18 October 2023  /  María Arévalo

¿POR QUÉ NO SOY CAPAZ DE SUPERAR MI RUPTURA?

Hace algunos programas hablábamos de cómo retomar la vida después de una ruptura y comentaba que una de las pautas más importantes era el contacto 0.
Esta pauta es de las más importantes en un proceso de ruptura, y al mismo tiempo la más difícil de llevar a cabo.

¿Qué es el contacto 0?
El contacto 0 es una medida que se utiliza para superar una ruptura.
¿Cómo? Rompiendo de forma radical con esa persona, y empezando a construir una vida diferente. Esta técnica también se utiliza para alejarse de personas tóxicas.
El contacto 0 funciona si:
– Se pone en marcha de forma estricta. Cuando una persona aplica el contacto 0 a medias es porque no está aceptando la realidad.
– Se mantiene en el tiempo.
– Estás convencido de que es lo mejor. No lo hagas porque te lo digan, hazlo cuando sientas que es el momento y porque sabes que es lo mejor para ti y para la relación.

¿Por qué es difícil aplicar el contacto 0?
Hay que tener en cuenta que las relaciones pueden funcionar como una adicción. El amor nos hace sentir bien y romper una relación conlleva un síndrome de abstinencia, en el que la mente sigue enganchada a esa persona (con o sin motivos) y es necesaria una desintoxicación, y aquí es donde llega el problema… cuando la persona se niega a desintoxicarse o se desintoxica a medias.
• CUANDO “APLICAS” EL CONTACTO 0 PERO NO AVANZAS, ES PORQUE ALGO NO SE ESTÁ HACIENDO BIEN.
• ROMPER EL CONTACTO 0, IMPLICA RETROCEDER EN EL PROCESO DE RECUPERACIÓN.

Cuáles son los errores más frecuentes en el contacto 0.

Cuando te das cuenta de que quieres a alguien, pero es imposible que estéis juntos por las circunstancias, por tener caracteres diferentes, formas diferentes de ver la vida, etc., es momento de aplicar el contacto 0 y de centrar
el foco en ti.
1. Contacto 0 físico, pero no psicológico.

Puede que la persona haya roto contacto radical con la persona (físicamente hablando), pero en su mente no, dejando una puerta abierta a la reconciliación. Se mantiene la esperanza de que la persona vuelva. Este
pensamiento te impide avanzar, porque te anclas al dolor y a una expectativa que quizás nunca llegue a cumplirse. Aquí el contacto 0 no está cumpliendo su función que es: avanzar y dejar atrás.

Es bueno que no te engañes y que aceptes la realidad cuanto antes.
Puede ser bueno que te repitas que “La relación ha terminado”.

2. Pensar que el contacto 0 es temporal.

Como se ha dicho antes, albergar la esperanza de que vais a volver,
genera un estancamiento e impide dar pasos. Ej. No contárselo a tu familia porque como vas a volver…

Es importante que tengáis una conversación en la que se dejen claros los motivos de porqué se rompe la relación. Si las razones no son claras o la persona desaparece sin decir nada (ghosting) es normal que mantengas la esperanza. Es importante que aceptes la realidad y que reconstruyas tu vida.

3. Validación externa.
La necesidad de comprobar si tu ex se sigue acordando de ti o te ha olvidado, si sigue teniendo sentimientos por ti te impide avanzar, porque esa información te genera un freno y hace que esperes y te mantiene esperanzado … ¿para qué? Intentas seguir “llenándote” a través de él.

 Es importante que busques tu bienestar lejos de la relación y de aspectos
relacionados con la relación (si me quiere, si piensa en mí, etc.).

4. Dejar abiertas vías de contacto.

Uno de los principales errores es mantener abierta cualquier vía por la que os podáis poner en contacto el uno con el otro.
No podemos autoengañarnos. Un simple “¿Cómo estás?” es romper el contacto 0 y una forma sibilina de volver a contactar con la persona. Ej. Yo no le hablo, lo he eliminado de redes sociales, pero sigo manteniendo su whatssap donde veo sus estados, veo si está en línea… Cuando propongo bloquear en whatssap la primera respuesta es: “es que yo no quiero terminar así la relación, me da pena” “si yo no le voy a escribir” … En el fondo es una forma de no cortar de forma definitiva y de engañarte porque en realidad la que no eres capaz de cortar eres tú.

Lo mejor es borrarlo y bloquearlo de todos sitios, cerrando todas las puertas.
No es porque quieras, sino porque es lo mejor para ti. Posiblemente lo hagas
en contra de lo que quieres.
Cuando tu mente te pida contactar haz algo diferente: ocúpate, habla con
alguien, pero no busques la forma de ponerte en contacto con esa persona.

5. No pactar las condiciones del contacto 0

Un error frecuente es dejar la relación y no hablar del proceso posterior. Los dos tenéis que ir en la misma línea y hay que pactar donde están los límites a partir de ahora, qué se va a hacer y qué no. También hay que dejar claro si el contacto 0 va a ser temporal (daros un tiempo) o como ruptura definitiva. Ya que, si es una ruptura definitiva y uno borra de las redes sociales y otro no, y te busca, te escribe, si no se rompe el contacto y cada cierto tiempo nos escribimos para ver cómo estamos, etc., la situación se hace insostenible.

Dejando claro cómo se va a proceder se evitarán esperanzas de una
posible reconciliación y sobre todo evitaremos confusiones y autoengaños
con excusas del tipo “vaya que le siente mal que lo bloquee, o que no le
pregunte como está”, podemos sentir que estamos abandonando a esa persona (en parte ese sentimiento es real, pero también se convierte en
la excusa perfecta para no soltar).

6. Analizar demasiado el pasado

Recordar continuamente los buenos momentos o pensar continuamente en cómo se podrían haber llevado las cosas, o que se podría haber dicho o hecho para que la relación no terminara no ayuda, porque te lleva a entrar en bucle.

Estos pensamientos son normales en las primeras semanas de ruptura.
De hecho, conocer los motivos de la ruptura ayuda a elaborar el duelo,
pero es importante ser consciente de que darle demasiadas vueltas no te
ayudará. Hay que salir del pasado, aceptar que la relación ha terminado
y enfocarte en cómo ir pasando los días a partir de ahora. Quizás los
primeros días no puedas hacer otra cosa que llorar y sentir dolor, y que
todo se convierta en un mundo, pero eso es así y hay que aceptarlo.

7. Idealizar a la pareja y los momentos vividos con ella

Ante una ruptura la mente tiende a idealizar a esa persona y tiende a recordar SOLO los momentos bonitos que vivíais juntos (su voz, cuando te preguntaba cómo combinar la ropa, cómo te miraba, vuestra canción, etc.) Los malos momentos los borra.
Es una trampa psicológica que utiliza la mente para impedirte avanzar y ese bucle te lleva a pensar que nunca vas a volver a sentir lo mismo que con esa persona. Y no solo eso, sino que focalizarnos en lo positivo nos lleva a olvidar los verdaderos motivos de la ruptura.

Cuando eso ocurra céntrate en recordar porque terminó la relación
(discusiones constantes, insultos, sentimientos de soledad, actitudes,
proyectos de vida diferentes, formas diferentes de ver las cosas, etc.

8. Pedir a amigos o familiares que te den información

Preguntar algo puntual es normal, pero no debemos utilizar las amistades como fuente de información, ni utilizarlas de paloma mensajera.

Las amistades hay que entenderlas como apoyo, no como una
herramienta para conseguir a tu expareja.

9. Iniciar una nueva relación.

Iniciar una nueva relación en el proceso de contacto 0 es un error tanto si
tu intención es:
– Provocar celos en la otra persona y conseguir que vuelva.
– Como si quieres olvidarte de tu ex pareja intentando enamorarte de otra persona.

 

Esta estrategia no ayuda, porque puede que tu ex pareja vuelva o no, pero
en lo que respecta a ti incrementa el malestar, el vacío y dificulta tu
proceso de asimilación.
Sana una ruptura antes de empezar una nueva relación.

10. Romper el contacto 0 en sí.

Cualquier cosa que te ponga o te pueda poner en contacto con la otra persona es romper el contacto 0.
Ejemplos:
– Llamadas, mensajes, correos electrónicos, frases o fotos que actúen como indirecta, no mandar indirectas el día del aniversario, pasar cerca de su casa, aparcar el coche en su barrio, ver si el coche está o no está, investigar sus redes sociales, ver si está en línea, preguntar como está a él o a la familia de él, felicitarle el cumpleaños o las fiestas, ir a sitios en los que hay una alta probabilidad de verlo.

Etapas del contacto 0

1. Etapa de la seguridad inicial: en esta etapa te sentirás seguro de que el contacto 0 es lo mejor. En esta etapa es importante que escribas porqué se está terminando la relación y porque es necesario ese distanciamiento, por si después aparecen dudas que sea más fácil recordar esos motivos.
2. Dudas sobre la decisión: a las semanas de estar separados empiezan a aparecer muchas emociones, empiezas a notar la ausencia de la otra persona. La seguridad inicial va desapareciendo. Percibo que a las 2 semanas de no mantener contacto con la persona la seguridad se tambalea. Las dudas pueden hacer que la persona rompa el contacto 0.
Es importante mantener el contacto 0 en esta etapa, a pesar de las dudas. Porque, si se vuelve a tan solo 2 semanas o 1 mes de dejar la relación, te va a bastar 10 minutos con esa persona para darte cuenta de que te has precipitado y te has equivocado.
3. Preocupación: Si llevas mucho tiempo sin tener contacto con esa persona, la ausencia la notan ambos miembros de la relación. Hay una pequeña incongruencia porque te das cuenta de que estás rehaciendo tu vida sin esa persona y al mismo tiempo sientes miedo y tristeza de perderla definitivamente.
En esta etapa hay 2 opciones:
– Reafirmas tu decisión de no volver con esa persona y sigues rehaciendo tu vida.
– Hacer una balanza con los pros y contras de retomar o no la relación (lógicamente con diferentes criterios en la relación).
4. Decisión final: se coge un camino: el olvido o volver a intentarlo. En caso de intentarlo habría que romper el contacto 0.

¿Cuándo es conveniente cortar el contacto 0? (Cuando las 2 partes aplican el contacto 0)

Cuando la relación está muy deteriorada y ambos son conscientes de ello y pactan un contacto 0 puede tener los siguientes beneficios:

Se están dado el espacio y el tiempo necesario para asimilar la ruptura, motivos que han llevado a ello, responsabilizarse de sus fallos, etc. Las dos partes ponen el foco en sí mismas y se produce un crecimiento personal y un aprendizaje que repercutirá en todos los ámbitos de su vida, incluido el sentimental. Evita conflictos y discusiones que podrían deteriorar más la relación.
Puede ocurrir que, pasado un tiempo, y tras el trabajo previo, una de las partes o las dos quiera volver a intentarlo. En este caso sería necesario romper el contacto 0 y no sería contraproducente.