4 July 2023  /  María Arévalo

En relación al ámbito de la pareja hemos tratado diferentes temas como: ¿Qué  es el amor?; los celos; el síndrome de Peter Pan y Wendy; la responsabilidad  afectiva; el ghosting y el orbiting; la filofobia (miedo a enamorarse), etc., pero no  hemos hablado de cómo afrontar una ruptura de pareja. El no saber cómo hacerlo es  una de las cosas que más miedo genera por el dolor que conlleva el proceso. 

Una ruptura de pareja es una de las cosas que más desestabiliza la vida de una  persona y cuando ocurre se tiene la sensación de que no va a superarse nunca y que  el dolor que se tiene en ese momento no va a desaparecer. 

Hay que tener claro que cuando una relación se rompe comienza un proceso  de duelo. Se puede pensar que ¿Porqué se le llama duelo si no ha fallecido nadie? Es cierto que no ha fallecido nadie, pero sí ha muerto un proyecto en común, con sus  consiguientes ilusiones.  

Hay personas que tardan un tiempo en contarles a su entorno la ruptura  porque tienen la esperanza de volver a retomar la relación. Esto no deja de ser un  mecanismo de defensa para reducir el dolor. 

FASES DEL DUELO 

En un proceso de duelo se pasa por diferentes etapas. La duración de cada una  de ellas depende de los motivos de la ruptura y de cada persona. Lo que sí es cierto  es que el duelo no suele durar menos de 1 año, ya que requiere un proceso. 

1ª Fase: IMPACTO INICIAL: La persona recibe la noticia de la ruptura como algo  inesperado y aparece la incredulidad. Esta etapa corresponde a los primeros días o las primeras semanas en caso de que estuvieran viviendo juntos y la persona  tarde más en abandonar el hogar. 

2ª Fase: NEGACIÓN: en esta etapa no se acepta la realidad y se crean falsas  esperanzas. Como se ha dicho antes, algunas personas ni siquiera informan de su  ruptura porque tienen la esperanza de que se arregle.

o INSENSIBILIDAD: Algunas personas (no todas pasan por esta fase) entran en  una fase de “anestesia emocional” cuando se enfrentan a la realidad y dejan  de negar la ruptura. Refieren no sentir nada, incluso ellos se sienten  <<raros>> porque no ven normal no sentir dolor después de una ruptura y la  explicación que le dan es que quizás no estaban tan enamorados o que lo han  superado rápido. 

Realmente no significa que lo hayan superado rápido, sino que hay un  bloqueo, el cual hay queromper para que la persona empiece a sentir y avance  en su duelo. 

3ª Fase: TRISTEZA: cuando la persona empieza a ser consciente de su realidad aparece la tristeza, la apatía, llanto, problemas de sueño y alimentación,  pensamiento obsesivo, etc. 

Hay personas que detestan esta emoción porque: 

Lo ven como signo de debilidad. 

Piensan que esa persona no se merece que llore por él/ella. 

Lo asocian a la depresión, y en el momento en el que experimentan  cualquier síntoma de tristeza buscan la forma de evitarlo. Incluso pueden  buscar medicación. 

La tristeza hay que sentirla. QUE SEA DESAGRADABLE NO SIGNIFICA QUE NO SEA ÚTIL. 

4ª Fase: MIEDO, ANGUSTIA Y CULPA 

Miedo: suele haber miedo a lo desconocido, a estar sol@s, a cómo será el futuro, a  enfrentarse a funciones o tareas de las que se encargaba la otra persona, etc. En  general es miedo a todo y a nada. 

Angustia: la ansiedad aparece si la separación se ve ralentizada por las  circunstancias.  

Ej. Papeles de la separación; cuando hay hijos, pero no sentencia y tienen que estar  en contacto y negociando, etc. 

Una de las cosas que más ansiedad genera es recibir información de la otra  persona y de sus pasos.

Culpa: lo más normal es pensar que la culpa la sentirá la persona que deja  la relación, pero lo curioso es que la persona dejada también la  experimenta con los típicos pensamientos de ¿Y si hubiera  dicho/hecho…? ¿y si no hubiera…? 

No todos experimentan la culpa.  

5ª Fase: RABIA: es la etapa de los ¿Por qué? La ruptura se vive como algo injusto y como un ataque personal

Esta etapa, al igual que todas, tiene su función. Aparece tras la tristeza porque  después de estar un tiempo triste y angustiado, la rabia aporta la energía  necesaria para cambiar de fase y poder continuar con el proceso de duelo. Hay personas que se quedan estancadas en esta fase y no concluyen el duelo.  Guardando el mismo rencor que al principio. 

6ª Fase: DESCONTROL: suele aparecer tras la rabia, y es cuando la persona siente  fuerza para enfrentarse al mundo, salir, arreglarse, cuidarse más, etc. También  puede aparecer tras un periodo de mucha tristeza

7ª Fase: NOSTALGIA Y ACEPTACIÓN: seguidamente se vuelve a la tristeza, pero  no con la misma intensidad de antes. Aquí se experimenta un dolor más sereno y  es donde la mente empieza a digerir la realidad y a encajar el puzle. La intensidad  de los sentimientos y de las actuaciones baja. 

Transcurrido un tiempo, la persona es capaz de pensar en lo ocurrido sin dolor y  sin angustia. 

PAUTAS 

Lo que voy a decir son pautas muy básicas, incluso pueden parecer una  tontería, pero lo más difícil es llevarlas a la práctica. Las personas que lo ponen en  marcha consiguen transitar el proceso de duelo y concluirlo con éxito

ψ Tómalo con paciencia

ψ Date permiso para sentir lo que sientes. Aunque no te guste la sensación.  Piensa y repítete que AHORA MISMO ES LO QUE TOCA.

ψ Si hay momentos en los que no te apetece hacer nada no lo hagas. Si sientes rabia,  siéntela y no te culpes por ello. Si necesitas llorar, llora y no pienses si la otra  persona se merece que llores o no. Piensa que no estás llorando por la otra  persona, sino por la ruptura. ¡OJO! Es importante que las dejes fluir, pero sin  alargar ese estado en el tiempo.  

ψ Informa a la gente de tu entorno que, si te ven triste o sin ganas de hablar, que lo  respeten y que respeten tus tiempos

ψ Cuando te hayas permitido todas las emociones, y ya estés cansad@ de llorar, ha  llegado el momento de obligarte a retomar el contacto social y pequeñas  actividades. 

ψ Mantenerse ocupado: es importante para que la tristeza vaya desapareciendo y se  vayan recuperando las ganas de hacer cosas. Esto es un proceso gradualen el que  no te darás cuenta de cual fue el momento exacto en el que dejó de doler

ψ Lo que no se debe hacer es mendigar amor. Si no te lo da no es porque no quiera,  sino porque no lo siente. Y si no se siente no puede forzarse. 

ψ Contacto 0: parece una tontería, pero es una de las claves más importantes del  proceso. Eliminar cualquier estímulo que pueda volver a unirte a esa persona es  clave porque si no correrás peligro y volverás a estancarte. (No whatsapp, No redes  sociales, No pedir ni buscar información, Que esa persona No se convierta en  monotema, No vayas a sitios en los que puedes encontrarte con él/ella. 

Piensa que el objetivo es PROTEGERTE no hacerte el/la HÉROE. 

Aquí aparecen frases del tipo “Por que voy a tener que irme si está él” para  protegerte. 

ψ No entrar en el bucle del “¿Por qué?” ni de preguntas sin respuesta.  Ej: 

¿Cómo es posible que me haya dejado? 

No lo conozco, ¿de verdad se ha olvidado de mi ni detodo lo que hemos vivido? No me puedo creer que haya podido pasar página tan pronto, ¿tan poco le he  importado? ¿Tan poco me ha querido? 

No me entra en la cabeza que haya dejado de sentir por mí. 

¿Cómo puedo estar yo tan mal y él como si le diera igual?

Todas esas preguntas sin respuesta llevan al estancamiento y la única forma de  frenar ese bucle es diciéndote a ti mism@ una y otra vez: LO ÚNICO QUE SE ES  QUE ÉL NO QUIERE ESTAR CONMIGO NI CONTINUAR CON LA RELACIÓN. ψ La persona tiene que hablarse claro y no autoengañarse. Es bueno que  

ponga en su boca palabras que la otra persona le haya dicho al romper la  relación. Ej. “NO SIENTO LO MISMO POR TI”, “NO SE SI LO QUE SIENTO POR TI  ES CARIÑO O AMOR”, “NECESITO UN TIEMPO”, “NO QUIERO CONTINUAR CON  LA RELACIÓN”. 

ψ No quedes <<como amigos>>. Por lo menos al principio es complicado ser  amigo de alguien a quien quieres o quisiste. Más que nada porque antes he  dicho que hay que romper elementos de unión y por mucho que tu creas  sentirte fuerte, cualquier elemento que os haya unido en el pasado se puede  volver a poner sobre la mesa y eso hace que se reactive el sentimiento. Ej. Una  simple canción, una broma, una palabra cariñosa, un ¿Cómo estás? Es una  manera de engañarnos y seguir manteniendo el vínculo. 

ψ Si tienes amigos en común con tu expareja no pretendas que se posicionen de tu parte. La que has roto la relación eres tú, no ellos. 

ψ Tras un periodo de aislamiento retoma el contacto con tus seres queridos,  apóyate en ellos, sin caer en la queja continua ni en el monotema. ψ Ante una ruptura ha llegado el momento de aprender a estar sol@. Hay  personas que este punto lo toman como opcional, cuando debe ser obligatorio. La persona necesita recomponerse. (ej. Caso de consulta: chica que antes no  paraba en su casa y ahora incluso está disfrutando del sofá). 

ψ No te descuides: no tener pareja no significa que la vida se pare. Trabajar tu  autoestima, no descuidar tu aspecto físico. 

¿CUANTO TIEMPO DURA EL DUELO? 

Es una de las preguntas más frecuentes para la que no hay respuesta. Las  personas desean escuchar que el duelo durará poco porque están deseando dejar de  sentir esa sensación tan dolorosa. 

Lo cierto es que la duración del duelo depende de muchos factores:

La persona. 

Lo estrecho que fuera el vínculo. 

El tiempo que haya durado la relación. 

El motivo por el que se ha roto la relación. 

Si la persona cuenta con apoyos: familia, amigos, etc. 

Hay que tener en cuenta que en el proceso de duelo el objetivo no es OLVIDAR,  sino acordarte sin que te duela y para eso hay que trabajarse mucho. 

Lo cierto es que PASARÁ. 

SEÑALES QUE INDICAN QUE HE SUPERADO EL DUELO. 

No sabemos el tiempo exacto que dura cada duelo, pero sí hay algunas señales  que nos indican que hemos superado el duelo con éxito: 

No sientes rencor, ni amor. Solo indiferencia. Cuando recuerdas a esa persona o bien, te encuentras con ella, no se mueve ningún sentimiento dentro de ti. Si en alguna ocasión tienes que hablar de tu expareja, lo haces sin problema,  ni te incomoda ni te genera tristeza. 

No lo nombras con frecuencia (“a mi ex le gustaba, no le gustaba”, hacíamos,  etc.). 

No te acuerdas de cuando fue la última vez que le llamaste o el último  mensaje. 

Piensas en ti y no en él: te centras en comer bien, cuidar tu aspecto, haces  cosas que te hacen sentir bien, estás centrada en tu futuro y en tus proyectos,  y no en lo que pudo ser y no fue.